El cruce entre tecnología y consumo: el punto ideal para los gigantes chinos

La tecnología está transformando la economía mundial de forma significativa a través de la revolución digital. Este proceso está teniendo lugar en todo el mundo, pero si hay un país en que pueda verse con total nitidez, es China.
Con una población de casi 1.400 millones de personas, su transición de una economía exportadora a una orientada al consumo ha propiciado una evolución notable: el gigante asiático ya representa el mayor mercado de comercio electrónico del mundo, alberga a superestrellas de internet y se está convirtiendo en uno de los principales motores globales de la economía digital.
La tecnología debería brindar un fuerte impulso a su economía elevando el consumo, y ayudar al país a corregir desequilibrios. La disponibilidad de cantidades ingentes de datos, la rápida adopción de nuevas tecnologías y el respaldo gubernamental son ingredientes clave susceptibles de contribuir a la transformación de China en un líder en tecnología relacionada con el consumo. En nuestra opinión, las compañías chinas bien posicionadas para beneficiarse de estas tendencias estructurales podrían figurar entre las próximas empresas superestrella.
La tecnología responde a las necesidades de un gran mercado de consumo
El auge de la urbanización y el envejecimiento de la población hacen de la innovación una necesidad imperiosa. Se prevé que alrededor de un 70% de la gente vivirá en áreas urbanas1 en 2027, y las provincias del interior son escenario de más urbanización si cabe.
Además, China se enfrenta a una población cada vez más vieja y a una fuerza laboral estática. De cara a 2027 se estima que 100 millones de chinos entrarán en el tramo de edad superior a los 60 años, lo cual elevará el número de ciudadanos mayores hasta el 22% de la población total1. Este “envejecimiento de China” debería crear nueva demanda.
Cabe esperar que los avances tecnológicos ayuden a generar predicciones útiles o a respaldar medidas para afrontar estos cambios trascendentales, incluida la maximización de ganancias de eficiencia y la mejora de la calidad de vida de los ciudadanos. La inteligencia artificial también puede jugar un papel crucial a la hora de impulsar la productividad.
La importancia creciente de la IA
La digitalización ya está reconfigurando los patrones de consumo. Más de 900 millones de chinos utilizan smartphones —un número cuatro veces mayor que en Estados Unidos o la India— y son ávidos adoptadores de nuevas tecnologías. Estas dos características brindan una enorme cantidad de datos a los distintos sectores, lo cual les brinda una ventaja competitiva en áreas como el desarrollo de IA, así como una mayor eficiencia.
Por ejemplo, Ping An Insurance emplea tecnología para acelerar la productividad de sus vendedores y gestionar mejor el riesgo empresarial. Esta aseguradora proporciona mercados de financiación de crédito y de gestión de patrimonios online, así como servicios médicos y seguros de salud por internet. El reconocimiento facial y de impresión vocal, así como la biometría para pronosticación de enfermedades, ayudan a la compañía a tramitar reclamaciones de indemnización con rapidez e identificar fraudes potenciales. Gracias a todo esto, se ha convertido en el principal grupo de servicios financieros de base tecnológica a nivel mundial.
El auge de la clase media y la tecnología están reconfigurando el consumo y la educación
Se anticipa que el consumo crecerá una media del 6% anual, alimentado por una clase media cada vez más grande (estimada en un 65% de los hogares1) en busca de productos y servicios personalizados. El subgrupo de los milénicos será cada vez más significativo y numeroso: hoy en día ya totaliza un 40% de la población urbana, y se prevé que este porcentaje alcanzará el 46% en 20212.
A diferencia de sus padres, están gastando de forma más generosa, prefieren bienes y servicios de gama alta, se inclinan por el consumo experiencial y tienden a ser los principales usuarios de redes sociales. Para averiguar lo que desean realmente estos usuarios finales online, los minoristas están recurriendo a la IA, lo cual está redefiniendo la experiencia de compra para millones de chinos.
El aumento de la renta de los hogares está convirtiendo a la educación en otra área ideal para quienes más gastan, ya que la combinación de una base de usuarios cada vez mayor y de tecnologías infradesarrolladas crea un potencial considerable para el mercado de enseñanza por internet. Los operadores de reforzamiento escolar TAL Education y New Oriental Education son ejemplos de empresas que emplean tecnologías de reconocimiento facial para mejorar la tutoría online.
La tecnología sirve mejor a las áreas infrapenetradas
En la China rural también puede encontrarse potencial inexplotado: la población representa un 43% del total, pero solamente un 22% del consumo de los hogares. Asimismo, las áreas infrapenetradas se están digitalizando de forma creciente. La plataforma de comercio electrónico social Pinduoduo3 ha sido una de las primeras en concentrarse en ciudades de segunda y tercera línea, donde existe potencial de crecimiento de las compras online. Se diferencia de otras plataformas por su elección de estas ciudades y por la integración de componentes sociales en la compra por internet: los usuarios pueden compartir información sobre el producto en redes sociales e invitar a contactos para formar un equipo de compra y conseguir así un menor precio, lo cual motiva a los usuarios a tener una experiencia más interactiva.
Un aspecto importante es la expectativa de que el desarrollo de la IA reduzca los desequilibrios en áreas rurales. Por ejemplo, TAL Education Group está desarrollando tecnología para proporcionar a los estudiantes rurales un mayor acceso a educación a través de plataformas de enseñanza en línea, abordando así la escasez de profesores en áreas remotas y pobres. Las clases emitidas en directo y con doble profesor se están convirtiendo en el modelo de enseñanza online: un profesor da la clase a través de emisión en vídeo por internet, y un asistente se encarga de ayudar a los estudiantes en persona.
¿Un trampolín hacia el superestrellato?
La riqueza creciente, el giro demográfico y el apetito de consumir, explorar y aprender ya han creado oportunidades sustanciales para las empresas chinas, y lo seguirán haciendo en el futuro. El mero tamaño del país significa que las compañías que logren hacerse un hueco en estas áreas de crecimiento tienen potencial de convertirse en líderes locales. La expectativa es que se verán espoleadas por políticas estatales favorables (como por ejemplo la iniciativa tecnológica “Made in China 2025”), así como por la energía y la voluntad de empresas existentes y de nueva creación para innovar y adoptar tecnologías incipientes. Su determinación y experiencia local podrían servirles de trampolín hacia el superestrellato a nivel global.
1Fuente: Foro Económico Internacional, a enero de 2018.
2Fuente: FBIC Group, Boston Consulting Group, a junio de 2017.
32º trimestre hasta el 30 de junio de 2019. Fuente: Pinduoduo.com.
La mención de valores específicos en el presente artículo se realiza únicamente con fines ilustrativos. Así, no constituye incitación alguna a la compra de dichos valores, ni ningún tipo de recomendación o asesoramiento de inversión.
Copy link
Powered by Social Snap